UniVerso

El fin de año e inicio de un nuevo ciclo bien puede ser un momento para festejar y unirse a sus familiares, amigos y conocidos. También puede ser un momento de recapitulación sobre los objetivos pasados y los logros conseguidos.

El cuerpo también cumple ciclos, los órganos se mueven sin cambiar de lugar, sus órbitas se asemejan a las de los planetas al rededor del sol y sus emociones o subconscientes son el lenguaje con el que nos hablan. A veces la vida cotidiana y su ritmo no nos permite escucharlos, escucharnos; El universo y nuestro universo son un solo verso que fluye y vibra al mismo compás, gira y avanza, sube y baja, entra y sale…

Así nuestra energía, recorre nuestro cuerpo, sale de un órgano y va a otro,   mueve la sangre, transforma los alimentos, los transporta, genera pensamiento, actitudes, amor, temor, excreta lo que no necesitamos y algunas veces también lo guarda aunque el cuerpo no este diseñado para ello; Es ahí cuando parece que comienza a perder la batalla contra el tiempo que lo atrapa y comienza a degenerarlo prematuramente.

Entonces un año nuevo puede ser un momento para cuidar nuestro cuerpo y dejar ir aquello que ya no nos sirve para poder avanzar hacia la propia libertad de crear nuestro propio verso, nuestro universo.

a&p