18 junio, 2017

PSICOLOGÍA ASTROLÓGICA

Tu destino no está escrito, pero conocerte te puede acercar a él.

El estudio de la astrología psicológica nos es de gran ayuda, nos ayuda a entendernos, a estar en paz con nosotros.

En la vida podemos estar orientados o desorientados, cuando estamos perdidos miramos el cielo buscando respuestas, desde siempre las estrellas han representado una guía para los marineros. Los arquetipos internos nos hablan de Dioses, mundos e inframundos que dibujan en nuestro interior una vida que fluye y nos habla, como si de nuestro interior se crearan nuestras relaciones con el trabajo, la pareja, la familia, etc…

Como funciona?

La astrología dibuja un mapa de nuestra personalidad en el momento de nuestro nacimiento, es como si los astros nos dijeran “tú, eres un manzano, si miras al éste tus frutos serán grandes y alimentarán al mundo, pero no intentes dar mangos o mirar al sur, ahí solo estarás persiguiendo un destino que no es tuyo, es de tu hermana”.

Estudiando este mapa podemos entender por que se me repite alguna situación con mi jefe, con mis parejas, con mis creencias o viajes. Entendemos que me siento seguro haciendo esto o aquello, que necesito hacer algo para aprender a decir “NO”, o quizá simplemente aprendamos a queremos como lo que somos.

Que son los planetas?

Son funciones internas que nos ayudan a relacionarnos con el mundo que nos rodea y nos llevan a experimentar una realidad – aprendizajes, en el mejor de los casos nos impulsan a evolucionar como seres humanos.

Que son los signos?

Representan el arquetipo o rol con el que se expresa esa parte mía que necesita comunicarse, defenderme, amar, trabajar, etc.

Que es un arquetipo?

Es una forma de comportamiento universal presente en nuestra mente y de alguna manera impuestos por nuestra memoria cultural. Los signos astrológicos son arquetipos con los que se expresan nuestros órganos-planetas-funciones.

Relacionarnos?

Si, dentro de nosotros hay relaciones, las tenemos con el mundo externo pero comienzan dentro de nosotros y muchas veces no las podemos controlar porque no las conocemos.

El primer paso es darnos cuenta de que una parte mía quiere algo y otra parte no la quiere… no temer a estas contradicciones internas es un gran adelanto en nuestra vida, simplemente entendiendo esto podemos llevarlo a la vida cotidiana y hacer grandes cambios que nos ayuden a estar mejor en nuestro cuerpo en relación a otros cuerpos.

a&p